La segunda de Maduro, Delcy Rodríguez, posee el poder de la levitación, según un literario juez español

>> También posee el don de la corrupción y la delincuencia.

La segunda de Maduro, Delcy Rodríguez, posee el poder de la levitación, según un literario juez español

La honesta Delcy. Como para encontrártela en un callejón oscuro.

Delcy Rodríguez, una prenda perseguida por las autoridades de la Unión Europea decentes, estuvo en el aeropuerto de Barajas enviada por Nicolás Maduro, se bajó del avión, entró en una dependencia aeroportuaria y volvió a subir al aparato acompañada de un voluminoso equipaje que le llevó el señor Ábalos, como corresponde a su natural físico y expresivo de mozo de cuerda, escoltada por las fuerzas del orden, que debían haberla apresado. Pese a todo, según la interpretación literaria, casi poética, de un juez español, doña Delcy no pisó territorio español gracias a sus dotes de levitación… debe ser.

Aparte de la sorpresa de que un juez de instrucción determine lo que es o no suelo patrio, por lo visto se puede permitir con sus determinaciones incumplir los tratados internacionales firmados por España. Dicen los que saben que los jueces instructores no pueden archivar un procedimiento, sino que debe hacerlo la sala para la que investiga el caso. Pero ya se sabe que la Justicia en España, cada vez más, funciona como decía el alcalde Pacheco.

Así que debemos creer con fe ciega en la Justicia que la prestigiosa señora Rodríguez no pisó suelo español, o bien por la citada levitación o porque quizá en el término de Barajas haya un terrenito que sea de libre circulación internacional, al que se pueda ir a cometer cualquier delito exento de la jurisdicción española.

Total, que el PSOE, entre amigos prestigiosos como doña Delcy, los de ETA, los golpistas nazis catalanes y la ayuda de jueces lolailo están creando un ambiente muy bonito, muy fino y muy poco recargado.