El Gobierno tiene 1.200 asesores que no deben ser muy espabilados a juzgar por los resultados

>> Al fin y al cabo son reflejo del talento de sus jefes.

El Gobierno tiene 1.200 asesores que no deben ser muy espabilados a juzgar por los resultados

Sánchez con algunos de sus asesores, que piensan que el presidente es la monda.

El Gobierno de Pedro Trolas, que está integrado por 22 ministros además de por él mismo -ese relumbrón del talento humano- ha necesitado contratar a 1.200 asesores para intentar dar solución a los muchos problemas que van creando Trolas y sus 22 ministros. La verdad es que podían haber tomado la determinación de cesar todos y evitar la contratación de semejante número de asesores, pero han preferido que los españoles se sacrifiquen y paguen los sueldos y la correspondiente Seguridad Social.

Los asesores no es que sea personal seleccionado en diferentes especialidades del saber humano, sino que es una plantilla formada por los amiguetes de los miembros del Gobierno y que deben saber lo mismo que ellos a juzgar por los resutados: 70 millones de muertos por coronavirus; 10 millones de españoles en situación de pobreza; 3,7 millones de parados de momento y varios millones de cabreados por su creciente mala situación.

Así que los 1.200 asesores son en realidad los coros y danzas del Gobierno, que no van a hacer nada útil pero que, junto con sus familias, mantendrán su voto leal a su empleador, y aplaudirá coralmente cualquier inicitiva gubernamental aunque sea una auténtica y reconocida chapuza.

En la edad media el señor feudal tenía a sus siervos y en el siglo XXI en España el presidente del Gobierno tiene a su cuerpo estable de agasajadores. En aquellos tiempos, los siervos liberados solían proclamar “la ciudad nos hace libre”, los que prestan servicio a Pedro Trolas estos días son más partidarios del “vivan la cadenas” de la época de Fernando VII, sobre todo si eso va acompañado de una buena nómina y escaso trabajo.