Pedro Trolas eleva al PSOE de amiguete a simpatizante admirador de la banda terrorista vasca

>> Conservar el cargo bien vale un insulto a los españoles.

Pedro Trolas eleva al PSOE de amiguete a simpatizante admirador de la banda terrorista vasca

Ernest Lluch, uno de los últimos socialistas asesinados por los ahora íntimos del PSOE.

Pedro Trolas acaba de colocar al PSOE en el punto exacto antes de que lo sacara de ahí Felipe González: la Guerra Civil. Ha mostrado su “profundo lamento” por el suicidio de un asesino de la banda terrorista vasca ETA y con ello ha elevado al PSOE de amiguete por las circunstancias a simpatizante admirador de los asesinos que tantos compañeros destacados y humildes mataron.

Ya se sabe que para conservar un puesto que uno no se merece se suelen cometer muchas indignidades, la de lamentar la muerte de un tío que se ha dedicado a matar a otros por la espalda es la primera vez que se conoce si exceptuamos a Hitler, Stalin y chusma semejante, nivel intelectual con el que el presidente español se iguala ahora.

Lo que habría que lamentar es que el tal Igor no tomase esta decisión de quitarse su miserable vida antes de pasar a pertenecer a ETA. De esa forma vivirían aún algunas personas honradas, buenas y trabajadoras, es decir, todo lo que no son ni ETA ni Pedro Sánchez. Que, además, ha puesto muy contentos a los policias, guardias civiles, militares y demás víctimas de ETA. El cargo para él bien vale un insulto a los españoles.

Ahora asistiremos a la retahíla de justificaciones de los barones socialistas, que seguramente podrán algún pero a los lamentos de Pedro Trolas, pero nos apostamos el bonito flequillo de Bono a que ninguno se rebela y pone en riesgo su inquebrantable adhesión alimenticia, o sea, el sueldo que no se ganan.

Si todavía alguna alma bendita piensa que Pedro Trolas tiene alguna buena intención escondida en la faltriquera, le convendría ser asistido, de urgencia, por un tontólogo.