La fiscal general se ha echado en fijar en que hay cierto malestar con los “okupas”

>> Dolores Delgado es una señora muy despierta y que habla claro.

La fiscal general se ha echado en fijar en que hay cierto malestar con los “okupas”

Dolores Delgado ha llegado a la cúspide de la fiscalía por sus muchos valores… en bolsa.

La fiscalía española está en las mejores manos. Una persona que da medida de la seriedad, rigor y alto entedimiento deontológico de este estamento judicial. Nada más regresar de unas merecidas vacaciones y sin que nadie la advirtiese de nada, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado y García, se ha echado en fijar en que hay cierto malestar entre los ciudadanos de orden con los “okupas”, y tan rápida fue que incluyó en su discurso en el acto de la apertura del año judicial una brava declaración de que con esto acaba ella en menos que Sevilla le explicaba a Rodríguez Zapatero los conceptos básicos de la economía: dos tardes.

Delgado es una señora muy despierta y que habla claro. Si, por ejemplo, se refiere a un homosexual, se decanta por un lenguaje llano accesible y le denomina, con el debido respeto, maricón. Así que si ha dicho que los “okupas” van a dejar de molestar, que vayan cogiendo las maletas que han robado en las casas en las que se meten y piensen en otros emplazamientos para sus actividades.

Esto se va a terminar cantando melodías y los propietarios de las viviendas recuperarán lo que es suyo y se han ganado con el sudor de su frente, mientras los “okupas” tienen la oportunidad de rehabilitarse solicitando viviendas sociales a las diferentes administraciones que gobiernan tan excelentemente España.

También hay que decir que los “okupas” son gente muy mirada, pese a lo que se piense. Sólo hay que ver que han ocupado, en su mayoría, viviendas de gente humilde, porque no se conoce que lo hayan intentado en ninguna de una personalidad política, de las varietés televisivas o de don José Bono, que va acabar teniendo más propiedades que poseía el conde de Romanones.