El ministro Marlaska se pone en plan Ursulina y saca de excursión a los presos de ETA

>> Don Fernando empieza a ser apreciado y querido en los hogares de los asesinos.

El ministro Marlaska se pone en plan Ursulina y saca de excursión a los presos de ETA

Marlaska es muy modesto y le gustaría que estas cosas no se dijesen. (flickr)

Los presos de ETA están contentos y en los coches celulares en que los transporta la Guardia Civil de una cárcel lejana a otra cercana a las Vascongadas no se oye otra canción: “Qué buenas son las madres Ursulinas/qué buenas son que nos llevan de excursión…”.

El ministro Grande Marlaska está cumpliendo los acuerdos de Pedro Trolas con Bildu y anda acercando los presos de ETA a las prisiones próximas al País Vasco, lo cual le está convirtiendo en un personaje simpático, incluso querido y admirado en los hogares de los asesinos, que es lo que menos se podía esperar de un ministro de la cosa de la Gobernación.

Como no tiene otra actividad más importante qué hacer porque no va a mandar a las fuerzas del orden a detener el coronavirus, pues se distrae organizando excursiones con esos buenos chicos que tanta gente han matado, entre ellos a varios relevantes dirigentes del propio PSOE. Pero lo pasado pasado y la magnanimidad debe ser una característica del que gana, y como esta guerra la han ganado los de ETA ven con ojos amorosos a don Fernando.

Es lo que tiene la amistad, que los unos miran por el bienestar de los otros, y como el PSOE y los de Bildu son ahora amiguitos, pues unos no votan en contra de la investidura de Pedro Trolas y a cambio el presidente les hace la vida más cómoda a los terroristas. A esto es a lo que el líder carismático socialista llama diálogo.