Pedro Trolas padece “inquietudes” por 65 millones de dólares e indolencia por los 800 de euros que su partido timó en Andalucía

>> También admite “perturbaciones” que deben ser las que causa él y sus ministros a los españoles.

Pedro Trolas padece “inquietudes” por 65 millones de dólares e indolencia por los 800 de euros que su partido timó en Andalucía

Sánchez reconoció el otro día su perturbación. Vamos avanzando. (wikipedia)

El presidente del Gobierno chiripitifláutico de España, Pedro Trolas, salió ayer en rueda de prensa, con sus pantalones apretados al tobillo, para reconocer “inquietudes y perturbaciones” en la “estepaís”, o sea, la nación. Como es habitual en él, no se refirió a las que causa su Ejecutivo y miembros, sino al Rey Juan Carlos, al que un día de estos le achacará la responsabilidad de su doctorado falso o los muertos por coronavirus que él no contabiliza de cara al acto de autohomenaje que se va a tributar la semana que viene.

La verdad es que los sustantivos empleados por el presidente, aunque él no lo sepa, son femeninos, y efectivamente reflejan con exactitud la situación de los españoles que no son sus palmeros por razón de salario o subvención. Y esque el país está en situación de nerviosa alarma, la que genera pensar que estos 23 individuos e individuas del Ejecutivo van a destrozar la economía familiar de los nacionales sin se perpetúan en La Moncloa otros tres años. Con uno ya lo han hecho, en tres mejorarán la marca.

Es lo que tiene la democracia, que sin ganar elecciones puedes pactar con toda la chusma nacional -golpistas, terroristas, comunistas- y acabar montando en falcón gratuitamente. Bueno para él, que cobra del presupuesto sin productividad conocida, y mala suerte para los que todos los días tienen que salir a la calle a ver cómo generan los 20 euros que hacen falta en casa para comer modestamente y pagar las facturas que se puedan.

Pedro Trolas, en el siglo conocido como Sánchez -o sea, hijo de Sancho-, sólo en sus fantasías pudo pensar que podría llegar a la presidencia del Gobierno sin haber dado palo al agua en su vida y viviendo siempre de la política, es decir, del partido. No esperaba que las leyes de educación promovidas por el PSOE, la Lode y la Logse, tuviesen semejante productividad, generando titulados sin comprensión lectora, sin capacidad de crear criterio y profundamente preparados para asumir como pensamiento propio las consignas del partido.

Pedro Sánchez está perturbado -cosa que ya sabíamos- por 65 millones de dólares, y no muestra ninguna “inquietud” por los 800 que su partido timó en Andalucía. ¡Qué ecuánime!