Tus 425 euros al mes están a salvo, gracias a que Pablo Iglesias ha rectificado

>> Ya no habrá “impuesto a los ricos”, quizá porque él y su señora, doña Irene, lo son.

Tus 425 euros al mes están a salvo, gracias a que Pablo Iglesias ha rectificado

Dos agresores verbales de las mujeres, porque ni por separado tienen media leche. (wikipedia)

Tus 425 euros mensuales están a salvo, españolito que al mundo vienes te guarde Dios. Pablo Iglesias ha rectificado y ya no le da la tabarra a Pedro Trolas con el “impuesto a los ricos”, que, como se sabe, es una estratagema para terminar con las clase media, la gran obra de Franco aparte de la Seguridad Social, los pantanos, la reforma agraria, la atención de dependientes, la educación gratuita y demás.

Iglesias, que pese a su nombre no tiene nada de beatífico, ha debido pensar que el “impuesto a los ricos” que planteaba le podría afectar a él y su señora, doña Irene. ¿En qué momento de la historia de España se ha constatado un matrimonio en el que él es viepresidente del Gobierno y ella ministra? ¿Alguien ha calculado lo que cuesta eso a los españoles? ¿Alguien ha sumado lo que supone tener una vigilancia de la Guardia Civil en casa porque los iglesias no desean ser víctimas de su invención: el escrache?

Los partidos representados en las Cortes o parlamento reciben una asignación para gastos de seguridad en función de su representatividad, es decir, el número de escaños que ocupan. ¿Por qué Pablo Iglesias tiene protección oficial incluso antes de ser miembro del Gobierno?

Igual hay alguien que vive mejor que los Iglesias-Montero a costa del Estado, o sea, de los españoles. Pero si lo hacen será porque ganan el dinero en otros ámbitos distintos a los fondos del Estado. En eso ha debido pensar Iglesias para dejar de dar la tabarra con el “impuesto a los ricos” y le habrá dicho a su señora: “Mira Irene, vamos a dejarnos de mandangas que igual nos cobran a nosotros antes de que seamos los presidentes de las III República”.

Cuando Pedro Trolas se ha enterado de esta conversación, obtenida por micrófonos ocultos, le ha dicho a su propia, doña Begoña: «este cuadro se cree que va a ser el presidente de la nueva república, cuando el mundo ya me tiene designado a mí como cargo vitalicio, modestia aparte. Ja-ja».

Nunca nadie había escuchado a Trolas reír, aunque sea en falsete.