El supremacismo racista de los nazis catalanes sólo es aplicable a los españoles blancos

El supremacismo racista de los nazis catalanes sólo es aplicable a los españoles blancos

Ser un riquillo del fútbol no quiere decir que se tenga una gran preparación. (wikimedia)

Leído en la Cope

Tras el primer encuentro del City al regresar la Premier League, Guardiola quiso valorar la polémica racial de estos días. “La gente blanca debería pedir perdón por la manera en la que hemos tratado a la gente negra en los últimos 400 años. Me siento avergonzado por lo que le hemos hecho a esta maravillosa gente negra alrededor del mundo”. Fue en el marco de la rivalidad eterna entre el Barça y el Real Madrid. Corría la temporada 1996-1997, primera de Roberto Carlos en las filas del equipo blanco. El lateral brasileño decidió entonces dar un paso al frente y hablar sobre el racismo que sufría en España. Lo hizo dos meses después de jugar su primer partido contra el Barcelona en el Camp Nou. “Cuando fuimos a jugar a Barcelona, cada vez que tocábamos el balón el público decía cosas como ‘macaco’, ‘mono”, expuso Roberto Carlos a la prensa, entre risas y resignación, el 3 de abril del 97. “En otras ciudades en las que ya hemos jugado, no hemos tenido ese problema. Yo pienso que es la única ciudad de España que tiene problemas de racismo”, concluyó. Al día siguiente, a Guardiola le preguntaron si la afición del Barça podía ser tildada de racista por haber dicho “mono”, supuestamente y sin serlo, a Roberto Carlos. La respuesta del entonces centrocampista azulgrana fue contundente: “Habla mucho ese señor. Habla demasiado. Lleva todo el año hablando mucho en ese sentido. No conoce a esta afición ni conoce… Lleva pocos meses aquí como para calificar estas cosas”. La conclusión de la historia fue que la hinchada del Barça siguió manteniendo sus actitudes racistas con Roberto Carlos en el siguiente partido que disputó en el Camp Nou. Una posición que llevó al defensa a plantearse si debía continuar en España la siguiente temporada. “He dicho que si estoy molestando a alguien me voy”, llegó a afirmar.