La mentira cotiza al alza: si se maneja en abundancia puede llevar a la presidencia del Gobierno

>> Los padres están hechos un lío y ya no saben que aconsejar a sus hijos

La mentira cotiza al alza: si se maneja en abundancia puede llevar a la presidencia del Gobierno

Desde tiempos de ZP, la trola en el PSOE es una tradición. (Flickr)

Los padres están hechos un lío. Hasta ahora recomendaban a sus hijos abandonar la mentira y decir siempre la verdad. De hecho, el mentirioso era una persona muy mal vista socialmente y contaba con el desprecio de los moralistas de andar por casa. Sin embargo, la circunstancia de que mediante ella se pueda alcanzar puestos tan altos como la presidencia del Gobierno, confunde a los padres que ya no saben qué decirles a sus hijos.

El uso reirterado, permanente y ordinario de la mentira en la función pública es aplaudido por amplios sectores sociales siempre que quien las ejercite sea de su ideología, mientras se la reprochan a los de otros partidos no afines. La crítica ética de el uso de la trola suele ser defendida desde la izquierda por las palabras de Enrique Tierno Galván que reconocía el perido electoral como el paraíso del fraude. Él mismo era un fraude, de intelectual adscrito entusiásticamente al franquismo pasó al socialismo radical tan campante.

Total, que los padres dudan en recomendar a sus hijos que estudien con empeño, ya que eso suele llevar a largos periodos de desempleo, mientras que la mentira y una formación suficiente para no decir “versus” en vez de marcharos, es suficiente para alcanzar un alto nivel en el escalafón político como demuestran los ministros del Gobierno de Pedro Sánchez y su propia persona, o algunas presidencias de comunidad autónoma, la catalana sin ir más lejos.

La mentira cotiza al alza más animadamente que el oro porque, como ya se sabe, una vez dentro de esa clase se forma parte de ella toda la vida aunque se meta la pata, se cuenten trolas e incluso se meta la mano en la caja. Así que puestos a elegir entre la decencia y la mentira ahí está Pedro Trolas.