La Unión Europea, víctima colateral del coronavirus: ¡sálvese quien pueda!

>> Todos los síntomas indican que la UE lo es de funcionarios y amiguetes.

La Unión Europea, víctima colateral del coronavirus: ¡sálvese quien pueda!

Este no es un virus, pero ¿a que lo parece?. (wikipedia)

Ha tenido que ser un organismo microscópico el que venga a demostrar que la Unión Europea es una mera construcción funcionarial y de amiguetes cuya permanencia y utilidad se ve en riesgo tras entonar sus miembros el “¡sálvese quien pueda!” ante el temor al coronavirus.

La sólida fortaleza que se aseguraba desde las instituciones continentales ha resultado tener pies de barro cuando su principal promotor, Alemania, se ha liado a restablecer fronteras interiores, asunto en el que le han seguido varios países, entre ellos España. La unión era en realidad un ajuntamiento, casual y de carácter tabernario.

Lo del afecto como europeos, lo del hermanamiento continental, la solidaridad entre las naciones promotoras del mundo moderno se ha quedado en una mera relación de interés prosaico en la que ya nadie quiere recibir en casa al vecino, no sea que traiga el virus. La fortaleza de una potencia mundial se tambalea por el empujón de un bicho que hay que mirar por un microscópio.

Putin, Erdogan y ese señor chino tan simpático que manda allí se deben estar partiendo el lomo: “¡y esto, macho, es lo que en Europa occidental y central llaman unión!”, se comentan los unos a los otros entre jocosidades. Mientras tanto Trump ha preguntado: “¿qué cuesta Europa?”.