El coronavirus, única enfermedad que no necesita diagnóstico precoz

>> Los que van a poder salir a la calle son los reclusos, mientras la gente honrada sigue en sus casas.

El coronavirus, única enfermedad que no necesita diagnóstico precoz

Este que avisa silencio, se está cubriendo de gloria como ministro.(flickr)

Siempre se advierte desde los medios sanitarios sobre la importancia de diagnosticar de forma precoz las enfermedades para su curación eficaz y rápida, salvo en el caso del coronavirus. Este virus ha estado, al menos en España, exento de persecución hasta que no infectaba a alguna persona y lo ponía en una situación grave. Será ahora cuando se empiecen a realizar análisis a la población en general. Osea, es un virus con influencias.

También, según dicen los que la armaron con el caso de ébola registrado en España, que no conviene hacer críticas al Gobierno a costa del coronavirus. Incluso se hacen patrióticos llamamientos a la unidad, el silencio y fe ciega en los 22 miembros del brillante Gobierno presidido por Pedro Mentiras, que en sus últimos discursos ha utilizado expresiones que anteriormente detestaba: “compatriotas”, “nación”, “unidad”. El estado plurinacional se ha aparcado de momento.

Mientras tanto Grande Marlaska, el ministro de la mochila, ha propuesto que los presos con tercer grado concedido puedan marcharse a su casa a contagiar al virus, en una medida llena de lógica, sentido común y que coincide con todos los mensajes de reclusión que se exigen a la población civil y honrada, lo que por otra parte es razonable: si en la calle están los ladrones, a las personas honestas les conviene no abandonar su domicilio familiar.

Es decir, que los que van a poder salir a la calle a pasear son los delincuentes, gracias a otra brillante determinación del Gobierno del Frente Popular al que no se puede criticar.