El Gobierno se fue a Quintos de Mora para aprender qué es el campo

>> El curso lo impartió el ministro Ábalos, que es maestro de la desaparecida EGB.

El Gobierno se fue a Quintos de Mora para aprender qué es el campo

El Gobierno ataviado juvenilmente conque de campo.

Los miembros del Gobierno al completo se fueron a la finca propiedad del Estado de Quintos de Mora para aprender qué es el campo y así no meter la pata como lo hizo recientemente el compañero de UGT, José Luis Álvarez, si hay que hacer declaraciones ahora que la cosa está calentita.

La idea la tuvo Pedro “Mentiras”, quien expresó a sus ministros la necesidad de reciclarse en todos los conocimientos del hombre, “y la agricultura, por lo visto, es uno de ellos”. A lo que añadió, “así que vámonos a Quintos de Mora, esa finca a la que iba tanto Aznar, para que al menos deje de oler a carca y huela a socialista, a obrero”.

¿Ha venido alguno? Obrero, me refiero” -preguntó el astronauta.

Se encargó el cursillo intesivo a Ábalos, que es maestro de EGB, quien en un pis-pas trazó los conceptos básicos que debían conocer los miembros del Gobierno. “Hay que saber -dijo- que el campo es un sitio lleno de tierra, charcos cuando llueve, árboles y animales… de otras especies -aclaró por si algún ministro culto creía que se refería al género humano-. El campo es muy generoso, plantas una semilla de algo y sale luego dando grandes frutos que el campesino o agricultor, señor que vive en el campo, recoge y nos vende para nuestro sustento”.

-¿O sea, que el agricultor se beneficia de algo que en realidad genera el campo? -preguntó la ministra de Hacienda, señora Montero-. Pues habría que ponerle un impuesto por el uso privativo de lo que es de todos, y otro sobre la rentabilidad de la producción, y otro por hacerme peder la paciencia”.

Fue entonces cuando intervino la ministra de Transición Ecológica, esa señora, que aclaró lo siguiente: “el campo, queridos compañeros y compañeras, también sirve para que se formen movimientos ciudadanos en su defensa y contra la vaca lechera o de carne. Y si se está despoblando es porque está lleno de polvo y nadie quiere vivir en un sitio así, aunque esto lo voy a arreglar yo incentivando la domiciliación en zonas rurales mediante la concesión medios antiácaros y contra la acumulación de suciedad, es decir regalando una gamuza, un plumero y un bote de Mister Proper antipolvo”.

La reunión se cerró con una cerrada ovación, porque como se sabe desde que tomaron posesión ante el Rey, este es un Gobierno que se aplude a sí mismo.

­