Medios y política no le dejan al ministro Ábalos comportarse como un caballero

>> Se ha visto obligado a detallar su encuentro con Delcy Rodríguez, que es una señora de Venezuela.

Medios y política no le dejan al ministro Ábalos comportarse como un caballero

Delcy Rodríguez compartió una noche con el ministro de Transportes español. (wikimedia)

La presión mediática y política ha impedido al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, comportarse como un caballero, que era lo que pretendía. Lo dijo este martes en rueda de prensa: “incialmente di una versión reducida” de su encuentro con Delcy Rodríguez, como era lo apropiado.

Los caballeros nunca relatan los detalles de sus encuentros con señoras y por eso Ábalos incialmente dijo que él estaba por el aeropuerto de Barajas “como otras noches que no puedo dormir y voy a contar aviones; casualmente me encontré con Delcy y estuvimos hablando un rato”.

La circunstancia de que la señora Rodríguez no pueda pisar territorio europeo por sanciones de la Comunidad fue obviado por el ministro español elegantemente. Nunca se ha visto a un “gentleman” señalar los defectos de su interlocutora. Sin embargo aguantó cuanto pudo para evitar que Delcy se bajase del avión y cometiese un delito, y si no aguantó todas las horas de la escala en España de la dirigente de la dictadura de Maduro fue porque tuvo una urgencia.

Ábalos trató durante unos días de ocultar el encuetro, pero como se dio la circunstancia de que ambos miembros de la pareja nocturna son políticos en ejercicio, la cosa ha transcendido. Si Ábalos se hubiese reunido con una señorita en un local de luces de colorines, la cosa hubiese pasado desapercibida, pero la política y el fútbol son así.

Por lo demás, Ábalos correspondía con una norma no escrita de atención a los amigos de los colegas, y como él es ministro de Transportes y Nicolás Maduro fue conductor de autobús antes que sátrapa, hay un hilo invisible de unión conque profesional entre ambos, además del aspecto fornido y cierto fuerte carácter.