Un estudio dice que cada vez que asistes a un concierto de música generas cinco kilos de CO2

>> Esperemos que Greta Tumberg no escuhe mucha música por principios superiores.

Un estudio dice que cada vez que asistes a un concierto de música generas cinco kilos de CO2

Habrá que ir pensando en dejar de asistir a espectáculos musicales por el bien del planeta. (pixabay)

La ciencia especulativa acaba de descubrir que cada vez que una persona asiste a un concierto de musica genera cinco kilos de CO2, aparte de la pasta que deja en el sitio en que se celebre el acontecimiento. O sea, que un musiquero migrante, de los que van de concierto en concierto, generan riqueza y un montón de contaminación, aunque ellos seguramente no lo sepan. Sólo pensar cómo estará el Teatro Real cada día de ópera estremece.

Lo que no especifica el estudio es si el dióxido de carbono se genera por excrecencias, por la basura que vas dejando o por el mero hecho de concentrarte con otros congéneres, o quizá por todo a la vez. Así que las reuniones a las que asiste Greta Tumberg deberían ser controladas, a ver si tanto seguidor en vez de contribuir a la limpieza del medio lo que hace es ensuciarlo, y comprobar si ella misma es gustosa de esccuchar música o sigue conservando sus sólidos principios.

Por lo visto, según dice la citada investigación, la última gira mundial del grupo U2 generó tanto CO2 como viajar de la Tierra a Marte y volver. “¿Cómo os atrevéis a cantar mientras los que os escuchan no hacen más que fumar, beber, comer e ir al cuarto de baño?”, diría Greta, quien seguramente nunca, si se pudiese, querría ir a otro planeta generando tanta contamincación.

Considerada la cosa objetivamente, Pedro S. “el desenterrador” no hace más que contaminar. Por un lado viajando en avión, por otro llendo en ese mismo aparato a un concierto de música en Benicasim o al fiestorro de un cuñao, poniendo un helicóptero para desenterrar a Franco o escribiendo tesis y libros de memorias insustanciales para los que ha habido que cotar un árbol con la finalida de fabricar el papel. Sólo nos queda saber si canturrea mientras se afeita.

Es lo que tiene ser crítico, que siempre te quedas fuera, los malos son los demás y tú puedes salir en las redes sociales, ese rentable mundo de la inteligencia en el que no tienes ningún conocimiento que demostrar para ser popular.