El síndrome argentino -además de la cotorra del mismo sitio- afecta a gran parte de la población española

>> Pese a contar con todos los datos negativos y positivos, se elige la peor opción.

El síndrome argentino -además de la cotorra del mismo sitio- afecta a gran parte de la población española

No sabemos si doña Cristina le pegó la cosa a ZP o fue él que se lo contagió a ella. (wikipedia)

El síndrome argentino, consistente en elegir la peor opción pese a contarse con los datos positivos y negativos del electo, se ha extendido por España de forma alarmante, como la cotorra gris también conocida como argentina. A semejanza de los parientes del cono sur americano, una buena parte de los españoles optan por los candidatos políticos que más daño van a hacer a sus intereses particulares y a los generales de la nación.

La verdad es que una dolencia que se registra en otros muchos paises, como Reino Unido, Rusia, Estados Unidos… Lamentablemente, el mal de muchos parece ser el consuelo de sufraguista español, que últimamente no da una y se decanta por individuos de acusada reputación falsaria, de ineficiencia y escasa formación para el cargo encomendado.

En cualquier caso resulta extremadamente extraño que, metafóricamente explicado, entre un policía y un asesino el votante elija al asesino. Desde que en unas elecciones Santiago Carrillo resultó elegido diputado, el síndrome fue perfectamente detectado, aunque nadie pareció alarmarse. Lo vas dejando, lo vas dejando un día con otro, y llegan los exámenes finales y te pillan sin saber una palabra de la cosa.

Pero como no hay mal que por bien no venga, el periodismo nacioanl está frotándose las manos: “lo vamos a pasar en grande”, han dicho en las tertulias lo más granado del sector con respecto a la situación política que se nos avisa. Ese mismo periodismo que protesta por el veto de Vox a La Ser, pero guarda silencio por el veto de Pedro S. “el desenterrador” a los medios que no son de extrema izquierda. Esto es lo que hay, amigos.