Según el Tribunal Supremo pueden desenterrar a tu abuelo si el ayuntamiento lo decide. ¡Viva la muerte!

>> La profanación de supulturas, el último éxito político del PSOE togado.

Según el Tribunal Supremo pueden desenterrar a tu abuelo si el ayuntamiento lo decide. ¡Viva la muerte!

En España nos ponemos a rellenar tumbas y disparamos a cualquier cosa. (wikipedia)

El Tribunal Supremo, eufemísticamente denominado porque ya se ha erigido en Tribunal de Sepulturas, ha dictaminado que como fue el Gobierno el que decidió que Franco estuviese en el Valle de los Caídos, es el propio Gobinero el que decide su exhumación, 44 años después. O sea, que como tu abuelo, padre, hermano, tío o primo está en una sepultura en un cementerio municipal, si la corporación local lo decide, te lo pueden desenterrar sin que tú tengas nada que decir, jabato.

Como se puede inferir sin ser Sherlock Holmes, las libertades en España van en crecimiento exponencial. Empezamos conque no se podía fumar en los bares, ahora es en los automóviles y dentro de poco lo prohibirán en los toros. De momento, gracias a nuestro gran Tribunal Supremo, formado esencialmente por jueces del cuarto turno, o sea, sin carrera judicial, nos podemos dedicar a desenterrar a los muertos, una afición que hasta hace algunos años estaba mal vista. Así que, no te gastes mucho dinero en un seguro de decesos porque igual no le sirve de nada a tus deudos.

Gracias al personal togado afín al régimen, el PSOE ha logrado su único éxito político en 40 años de democracia: profanar tumbas. Así que Pedro Sinsustancia ya tiene, en su condición de necróphorus, algo que exihibir para sus siete millones y medio de seguidores en la próxima campaña electoral.

Ahora que el PSOE ha puesto una pancarta en Ferraz con un lema de una organización de apoyo a la Fundación Francisco Franco, se entiende todo. En los próximos mitines de Sánchez incluso habrá tíos togados que al final del acto proclamen, como los legionarios, el ¡Viva la muerte!, “que nos da de comer en vida”, añadirán por lo bajini.