Gracias a los tertulianeses y columnistas sabemos que Franco ganó él solito la guerra y se mantuvo casi 40 años en el poder

>> También hemos podidio conocer que su error fue no crear una democracia el 1º de Abril del 39

Gracias a los tertulianeses y columnistas sabemos que Franco ganó él solito la guerra y se mantuvo casi 40 años en el poder

Cebrián, una víctima de Franco. Vivió estupendamente en la dictadura y luego también.

Gracias al desenterrador Pedro Sánchez se ha abierto un debate gracias al cual sabemos que Franco ganó el solito la Guerra Civil y que estuvo casi cuarenta años al frente de la Jefatura del Estado con toda España en contra, incluso era antifranquista su señora, Carmen Polo, los falangistas, los de la CEDA, los tradicionalistas y la tía Angustias.

Por el cuidado que ponen en dejar claro que ellos no son franquistas, hemos podido saber a través del mundo tertulianés, columnista y de esos que se dejan llamar grandes periodistas o comunicadores aunque nunca en su vida hayan cubierto una noticia, que Franco ganó la Guerra Civil él sólo, o sea, contra toda España que era antifranquista incluso antes del que el propio don Francisco se sumase al Alzamiento, cosa que ocurrió a última hora y después de escribirle una sentida carta al capullo que en entonces era ministro de Defensa y estaba en la conformación de la revolución para construir una España leninista.

En España no hay nadie que sea ni haya sido franquista, aunque algunos destacados progresistas como Cebrián o su difunto jefe, Polanco, fueran tipos que vivieron a igual altura durante la dictadura y la democracia, o sea, gracias al momio público tanto como empleados de medios oficiales o gracias a sus subvenciones en forma de publicidad institucional.

También sabemos, por lo que se dice todos los días en la tertulias a las que asisten periodistas en súplica de salario, que el gran error de Franco fue no crear, el mismo uno de Abril de 1939 una democracia. Es decir, llamar a Azaña, Negrín, Carrillo y a Agapito García Atadell para reconstruir inmediantamente la democracia diciéndoles. “bueno, habéis matado, violado y torturado a los padres madres, hermanos y tíos de muchos españoles, pero lo importante es que vosotros estéis bien y tan lúcidos como en 1934 para recrear el famoso régimen de libertades que fue la II República”, en el que, a propósito, desde el 33 hasta su extinción esas libertades estuvieron conculcadas por la declaración del Estado de Alarma, del que era muy aficionado el demócrata Azaña, ese gran tipo que sólo hablaba bien de sí mismo y de su cuñado.

Franco creó la seguridad social, la asistencia a lo que ahora se llama dependientes, a los parados, a las familias numerosas, y eso es imperdonable porque tenía a todos los españoles en su contra y porque esos avances del llamado estado del bienestar se lo suelen atribuir los progresistas, como los intitulados artísticamente ZP y PS, grandes amiguetes de los Maduro, Castro y esa inteligencia que manda en Francia.