No lleves joyas cuando camines por ahí… a no ser que seas fiscal

>> La Policía suele recomendar no circular con cosas de valor para no provocar a los pobres ladrones.

No lleves joyas cuando camines por ahí… a no ser que seas fiscal

Está claro. No hay que ir a las joyerías y comprarle algo caro a tu señora o marido, sólo estás provocando a los ladrones, que llevan en los principios básicos de su profesión, como quizá se sepa, robar cosas caras mayormente. Lo suele recomendar el Ministerio de Interior que tan acertadamente dirige el incitador al atentado personal de los miembros del partido Ciudadanos, señor Marlaska.

El fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Baleares se fue a pasear el otro día con un reloj caro, al que, además, le tiene un gran cariño sentimental, según dijo, y como todos tenemos a algo que valga una pasta. El caso es que se lo robaron con empujón añadido, pero la Policía fue tan eficaz que a las dos horas había recuperado el reloj y había detenido a dos simpáticos italianos que deben haberse venido a España a robar o porque hasta ahora no les conocían o quizás porque en su país ya no hay de donde tirar.

Veremos ahora si robar a un fiscal con violencia es más o menos grave que patearle la cabeza a una señora de la limpieza cuyo defensor mató accidentalmente al agresor y va a tener que pagar una pasta durante toda su vida, a no ser que le toque la lotería.

Es lo que tiene la legislación que paren en la Carrera de San Jerónimo esos 350 gandules que llevan casi cinco meses sin dar palo al agua pero cobrando el sueldo y los añadidos, que cuando hacen una ley dice que si un concejal te insulta a tí es una falta leve, pero si tú insultas al concejal es un atentado a la autoridad, y, por lo tanto, un asunto judicial grave. Esto pertenece al rollito ese que suelen invocar de que todos los españoles somos iguales ante la ley. ¿A que es un chiste bueno?