Pedro Sánchez invoca a la “sociedad civil” como Casado, luego todos son militares

>> Esto demuestra que los partidos políticos se consideran por encima de la sociedad, eso que conforma "la gente".

Pedro Sánchez invoca a la “sociedad civil” como Casado, luego todos son militares

Sánchez hablando con la sociedad civil esa. (flickr)

El presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sinsustancia, que lleva vagueando va para cuatro meses, ha invocado en su socorro a la “sociedad civil” en carta a los militantes -que viene de militar- del partido de los obreros en el que no queda ni uno, salvo algún despitado de la tercera edad que se cree que en el PSOE los hay, o sea, obreros.

En esto de la sociedad civil el presidente se indentifica, como señalaba EL TROLEDIARIO, con Pablo Casado. ¿Qué eso de la sociedad civil diferenciada de los partidos políticos? Los políticos españoles con estas palabras cursis se retratan: los partidos no representan a la nación, sino a sus parcos militantes, ansiosos de un cargo con remuneración pública.

Véase el caso del PP en Castilla-La Mancha rectificando a Dolores de Cospedal para congraciarse con Page. El primer objetivo es cobrar, y luego contarle a “la gente” que lo hacen por su bien, o sea, el de ellos mismos, porque “la gente” sigue igual de fastidiada.

Si un político contemporáneo habla de sociedad civil como algo distinto a sus huestes es que reconoce que en su partido no hay gente fiable, o sea, que le dé ideas nuevas y se muestre crítico -analítico- con las propuestas del jefe. Eso es como poner un cartel que diga: “se busca chico despierto a media jornada”, y pensar que la va hacer entera o más.

Pedro Sinsustancia le ha dicho a los soldados del PSOE que pese a que pacte con los asesinos de ETA o los golpistas que quieren desmembrar España, lo importante es hablar con “la sociedad civil”, que seguramente también serán sujetos que coincidan, casualmente, con los criterios de Sánchez, que básicamente consisten en seguir viviendo en La Moncloa y volando en el Falcon de gratis. Cuestiones con las que están de acuerdo hasta ahora 7,5 millones de presuntos españoles, y según el CIS, serán más en las próximas elecciones.