Melania le tiene que dar un polo de limón a Trump para que se le pase el berrinche de Groenlandia

>> El presidente llevaba dos días haciendo pucheros dando la lata al personal de la Casa Blanca

Melania le tiene que dar un polo de limón a Trump para que se le pase el berrinche de Groenlandia

Trump no aguanta una avispa en la nariz diez minutos (flickr)

Doña Melania, señora del presidente estadounidense Donald Trump tuvo que recurrir al recurso del premio “a ver si te callas” dándole un polo de limón al mandatario después del almuerzo del mediodía para que se le pasase el enfurruñamiento con la negativa de Groenlandia a venderle este país helado.

Trump llevaba dos días haciendo pucheros y encorajinado con el asunto, dando la tabarra a los miembros de su Gobierno y al personal de servicio de la Casa Blanca, que tenía que andar detrás de él con la fregona limpiando la chorrera de lágrimas que iba dejando por los rincones.

El presidente, tras la declaraciones de la presidenta danesa haciéndole ver que Groenlandia es un país soberano y no está en venta, se enrabietó y publicó en twiter que ya no se juntaba con la señora presidenta, con la que tenía una renunión programada. Y que ya verá si lo hace más adelante en caso de que vuelvan a ser amiguitos.

La señora del presidente afeó este comportamiento a Trump: “Donald -le dijo- ya eres mayorcito para comportarte así. Debes pedir disculpas y visitar a la presidenta danesa”. Pero Trump puso esos morritos que le han hecho famoso y dijo que no le da la gana: “si ella no me da a mí la razón yo no se la puedo dar a ella”, contestó. A lo que doña Melania terció, para acabar la disputa: “¡pero qué morral eres, hijo!”, y se marchó a la peluquería. La señora Trump, no el presidente, que acude a un yesista para que le sujete la cortinilla de pelo con la que simula la alopecia.