El PSOE de Susana Díaz se desinhibe y reclama al alcalde de Sevilla: ”¡Espadas, colocanos a toos!”

>> Ya lo dijo Carmen Calvo, esa inteligencia: “el dinero público no es de naide”.

El PSOE de Susana Díaz se desinhibe y reclama al alcalde de Sevilla: ”¡Espadas, colocanos a toos!”

Espadas (en la imagen a la derecha, con perdón) anda ahora, el hombre, intentando crear empleo… para los censantes de Susana Díaz. (wikipedia)

El PSOE andaluz anda muy preocupado por el empleo, por el empleo de los suyos. La coalición PP, Ciudadanos y Vox ha generado varios hallazgos andaluces como el de dineros extraviados por la expresidenta y, ahora, una gran nómina de cesantes, por lo que los de Susana Díaz han perdido toda discreta inhibición y reclaman al alcalde socialista de Sevilla, Juan Espadas lo que en el siglo XIX pedían a Natalio Rivas: “¡Juanico, colocanos a toos!”.

Esto, que en la transición también le reclamaron a Felipe González, viene a corroborar que el clientelismo político de la Restauración sigue vivo en la España del siglo XXI, pese a que los políticos actuales nos intenten convencer de que gestionan de forma moderna y renovadora la cosa pública. Cada vez que un dirigente político habla de mejoras para los funcionarios o la escasez de empleados públicos, ya se sabe que está comprando votos con el dinero de todos los españoles.

Donde mejor se observa la gran preocupación por los puestos de trabajo de los políticos cesantes es cuando se crean los nuevos gobiernos locales y regionales. La liberaciones se acortan para la oposición y crecen la de los vinculados al jefe. En Castilla-La Mancha, don Emiliano García-Page, ha creado, generosamente con nuestros cuartos, alguna viceconsejería para dar qué hacer a algún compañero ansiso de trabajar con ese gran espíritu de servicio público que crece en función de la soldada.

Un día de estos el número de personas cobrando del presupuesto va a ser tanta que alguien se empecerá a preocupar por los que nutren las arcas públicas, esos inteligencias que seguimos votando con entusiasmo a los que se descacharran de risa de nosotros en los Quintos de Mora o subidos a un avión oficial.

“El dinero público no es de naide”, dijo esa inteligencia que ahora es vicepresidenta del Gobierno, aunque ella misma y sus compañeros del Gobierno Atún -por lo de bonito- lo dilapidan con mucho estilo poligonero.