Unos psicólogos de la Universidad de Iowa descubren ahora las virtudes que Jesús de Nazaret animaba

>> Aunque no han reconocido que el resultado de su estudio tiene 2.019 años de edad

Unos psicólogos de la Universidad de Iowa descubren ahora las virtudes que Jesús de Nazaret animaba

Al final la ciencia ha demostrado lo que venía diciendo el que se inmoló en redención de todos, afines y contrarios. (flickr)

El departamento de psicología de la Universidad de Iowa (USA), que dirige un señor con nombre de «sheriff», Douglas Gentille, ha descubierto después de arduo estudio científico que Jesús de Nazaret tenía razón en su principal recomendación. Los psicólogos, naturalmente, han presentado su estudio como novedoso, aunque tenga una antigüedad de 2.019 años.

El trabajo de campo ha tenido gran éxito entre los estudiantes, porque en vez de ir a clase, sus profesores les han mandado a pasear por el campus y para sus adentros desear a las personas con las que se cruzaban que fueran felices. Eso sí, debían mirarlos con intensidad, sin reparar en sus pintas, gestos o complementos que portasen. Otros fueron enviados a pasear simplemente y detallar esas pintas. Los que tuvieron buenos deseos manifestaron estar más reconfortados y optimitas que los enviados a criticar, que retornaron al aula de mala uva.

Total, que lo de amar al prójimo como a tí mismo sin necesidad de pasar al sobe o ser pesado, solamente con el deseo expresado interna y sinceramente, reconforta, como había advertido el Cristo siguiendo las enseñanzas de las viejas tablas de la ley recogidas por Moises. No hay, pues, nada nuevo bajo el Sol, aunque los científicos se empeñen en demostrar por medios que podríamos llamar laicos lo que la religión viene enseñando hace más de dos mil años.

Las conclusiones fundamentales que se extraen de este estudio de los psicólogos de Iowa son dos. La primera, que hay religiones que se empeñan en acabar con los no creyentes en Dios a base de palos, lo que les atribuye una evidente mala leche que liberan agresivamente. Y la segunda, es que se envidencia que a muchas ideologías, sean o no de carácter religioso, les fastidia este buenismo del catolicismo y lo persiguen con leyes y limitaciones porque interfiere su política de crear banderas contra enemigos que ni se han enterado que lo son.

¿Comprendes ahora por qué la humildad no forma parte de la condición política?