Maduro aparca dos aviones de combate rusos en Venezuela para demostrar que es un buen hijo -político- de Putin

>> En Caracas se dedican a preparar la guerra según Miguel Gila

Maduro aparca dos aviones de combate rusos en Venezuela para demostrar que es un buen hijo -político- de Putin

Putin con su hijo político Nicolás Maduro cuando estaba más delgado. Maduro, no Putin.

Nicolás Maduro, ese hombre que aparenta haberse comido a otro hace un rato, ha vuelto a dar una muestra de estrategia y ha dejado que dos aviones rusos capaces de transportar y disparar armamento atómico aparquen en Venezuela. Demuestra así que es un ferviente seguidor del presidente perpetuo ruso, vamos como si fue el mismísimo hijo de Putin, en el plano político, naturalmente.

Uno de esos generales de opereta de los que se ha rodeado ha salido con la prosopopeya habitual del régimen a decir que Venezuela se prepara para defenderse de un imaginario ataque norteamericano. Querer meter miedo a USA con dos aviones de tecnología rusa, de acusada tendencia a caerse, parece un relato de guerra de Gila.

-¡Oiga! ¿Es el enemigo?
…..

-¿Qué cuántos van a venir a atarcanos?

…..

-¿Y no podían ser menos? Es que sólo tenemos dos aviones con material atómico y no sabemos si va a haber para todos. Siempre que los aviones vuelvan a volar, cosa que duda el teniente.

Por lo demás, para la defensa de Venezuela, el atacante debe darse prisa, porque al ritmo que marcha dentro de poco no va a quedar nadie, salvo Maduro, sus generales y la Guardia Bolivariana, que son los únicos que comen a diario en el país, como lo demuestra el aspecto del propio presidente, que está de buen año.

-Anda, Osvaldo, mátame una gallina que tengo hambre. Pero que parezca un accidente.