Después de 81 víctimas este año, la Eurocámara y algún intelectual se dan por enterados de los asesinatos de periodistas

>> Preocupa mucho la muerte de Jamal Khashoggi y poco los 27 periodistas encarcelados en Turquía, o los 13 de Arabia, o el que hay en Marruecos.

Después de 81 víctimas este año, la Eurocámara y algún intelectual se dan por enterados de los asesinatos de periodistas

Parlamento Europeo, esa institución tan útil que nadie sabe para qué sirve.

El Parlamento Europeo o Eurocámara, ese casino en el que los socios acuden cuando les peta y en vez de pagar cobran 15.000 eurillos mensuales más gastos, así como algún intelectual español de esos que salen en televisión, se acaban de enterar, gracias al democrático presidente de Turquía, Recep T. Endorgán, que en el mundo se asesinan periodistas. En lo que va de año nada más y nada menos que 81 entre profesionales, colaboradores e informadores.

La tardanza en tener noticia del tema puede deberse a la ocupación de los 700 miembros de la cámara en otros asuntos más importantes, pese a que se trata de una institución de la que todavía no se sabe muy bien para qué sirve y a quién representa, porque casi nadie va a votar a sus integrantes en las distintas naciones, y porque los gobiernos que conforman las instituciones decisorias de la Unión Europea son todos elegidos democráticamente y, por lo tanto, tiene atribuido la representación de sus respectivos ciudadanos. Puede ser también que no lean periódicos, o porque no sabe lo que es un periódico o porque no sepan leer comprensivamente.

El caso es que la Eurocámara, además de gastarse nuestros dineros, quiere que se embargue a Arabia Saudí porque Endorgán la hace responsable de la muerte del periodista de esa nacionalidad, Jamal Khashoggi. Que igual es verdad, pero la fuente, que no para de encarcelar a disidentes, no parece la más digna de justificar el acuerdo de un parlamento democrático mientras no haya demostración palmaria, y esa sólo, según nos tienen dicho, la asegura un tribunal.

Según las cuentas de Reporteros sin Fronteras, en Arabia se ha asesinado a un periodista, en Estados Unidos a seis, en Brasil a cuatro, los mismos que en la India, en México a siete y en Palestina a dos, entre otros lugares. Pero igual no tenían la importancia de Jamal Khashoggi y por eso a la Eurocámara le han importado un pepino.

Lo que tampoco parece importarle al casino que llaman Eurocámara son los 27 periodistas que están encarcelados en Turquía, los 13 de la propia Arabia Saudí, los 15 de China, los 27 de Egipto, los dos de Cuba o el que hay en Marruecos, nación a la que subvencionamos animosamente.

Tienen tantas cosas en la cabeza.