Aparece un Vaquero que supera a Florito, mayoral de Las Ventas, en el despeje de plaza

>> Los tertulianos expertos investigan si el Fernández que comparten tiene relación con esta habilidad taurina

Aparece un Vaquero que supera a Florito, mayoral de Las Ventas, en el despeje de plaza

Jesús Fernandez Vaquero el día de su primera Comunión

Jesús Fernández Vaquero ha salido del armario y pese a ser presidente de las cortes regionales de Castilla-La Mancha ha demostrado que él también tiene habilidades en el despeje de plaza iguales o superiores a su compatriota autonómico, Florito -Florencio Fernández Castillo-, mayoral de las ventas y famoso en el mundo entero por su profesionalidad y sabiduría en el manjeo de los cabestros al llevarse al toro devuelto a los chiqueros.

Jesús, que si ha pisado un albero será conocido en su domicilio familiar, el otro día se impuso como presidente de la comisión informativa de los presupuestos de Castilla-La Mancha, cargo del que desplazó a la oposición, y mandó a la cafetería del convenrto de Gilitos a diez diputados del PP por criticar su actitud y actuación, como si Toledo fuese Caracas.

En esto de echar a los chiqueros a los opositores políticos no ha superado a Nicolás Maduro, pero sí a Florencio Fernández Castillo, popularmente conocido en todo el mundo taurino por Florito por su profesionalidad en devolver a un morlaco a los corrales sirviéndose de los cabestros y en ocasiones de su sola chaquetilla. La distinción radica en que Florito nunca ha retirado a diez el mismo día.

Los tertulianos habituales, o sea, expertos, andan investigando si el Fernández que comparten ambos tiene algo que ver con esta eficiencia en el desalojo. Aunque EL TROLEDIARIO ha podido saber que, a diferencia de uno y otro, los diputados regionales “populares” castellanomanchegos no embisten… todavía.

El crítico taurino de EL TROLEDIARIO, Mariano Manso, natural de Toro, dijo al respecto que “donde esté un vaquero, por sentido común, tendrá más eficiencia que un castillo; si fuese una cuestión militar yo diría otra cosa adversa, o sea, la viceversa, ¡olé!”. También ha sugerido que para las futuras reuniones de la comisión económica de las cortes toledanas se contrate a un grupo reducido de músicos que entonen los cambios de tercio. Igualmente recomendó que el presidente del parlamento castellano-manchego se asesore con un foniatra o logopeda para que su voz no se parezca más a un carnicero en el mercado de abastos que a un hombre forjado en las plazas de toros.